Moisés Nieto: melodías y aromas de una sobremesa con amigos
Moisés Nieto: melodías y aromas de una sobremesa con amigos
Moisés Nieto: melodías y aromas de una sobremesa con amigos
Moisés Nieto: melodías y aromas de una sobremesa con amigos
Moisés Nieto: melodías y aromas de una sobremesa con amigos

‘This is not a fucking runway Vol. IV’ es un paseo por el álbum de fotos familiar del diseñador, una experiencia única que apela a todos los sentidos y hace blanco en nuestros propios recuerdos.

‘This is not a fucking runway Vol. IV’ es un paseo por el álbum de fotos familiar del diseñador, una experiencia única que apela a todos los sentidos y hace blanco en nuestros propios recuerdos.

‘This is not a fucking runway Vol. IV’ es un paseo por el álbum de fotos familiar del diseñador, una experiencia única que apela a todos los sentidos y hace blanco en nuestros propios recuerdos.

DSC_5612

Ya lo anunciaba el título: no iba a ser una pasarela. Y en esta ocasión, el diseñador cumplía de nuevo su promesa recreando un patio mediterráneo en pleno centro de Madrid. En un salón blanco que recordaba a las casas enjalbegas del sur de España, una claraboya con vidrieras doradas dejaba pasar la luz que tenía el salón con un aura amarilla que recordaba al sol de mediodía en los largos días del verano andaluz. Ropa y manteles de lino tendido se mecían suavemente sobre la pasarela y dejaban salir un dulce aroma a limpio que completaba la experiencia sensorial que el diseñador nos proponía.

 En un pañuelo que emulaba las servilletas de bar costero, Moisés nos entregaba a todos los asistentes lo que parecían los primeros esbozos de su colección junto a una lista de ingredientes que dejaba entrever de dónde venía la inspiración.

“Verano 2020. Cuatro manteles de lino. Una sobremesa. 10 bolsos. Treinta y dos looks. Cuatro mujeres. Una siesta. Doce diseños. Tres canciones. Ropa recién tendida. Un espacio en blanco. Doce servilletas bordadas. Ciento cincuenta invitados. Algo nuevo. This is not a fucking runway”

La base es el color blanco: “Es un color sin pretensiones. Muy neutro”, nos explica. A partir de ahí nacen las siluetas relajadas con prendas oversize, vestidos muy ligeros, lenceros, con encajes que hacen el resto del trabajo. “Es una cosa muy ligera, delicada. Creo que es la mejor opción para estar con los amigos, bailar, comer, descansar…Sobre todo los tejidos, el algodón, el lino, las sedas. Son materiales que acarician el cuerpo y te dan esa sensación de tranquilidad”.

DSC_5621
DSC_5629

Inspiración que bebe de los recuerdos de la infancia, donde los veranos parecen infinitos y donde perdemos la noción del tiempo entre las siestas y las escapadas al pueblo. “Lo es todo. Para mí, mi infancia, mi vida, mi día a día, mi pasado, el pasado de mi familia…Todo me influye. Un viaje, mi abuela, mi madre, un enfrentamiento con un hermano…Todo te influye directa e indirectamente y al final lo plagio en mis colecciones y me sale solo, no lo busco. Lo proyecto en el momento en el que tengo que proyectarlo”.

DSC_5617
DSC_5625
DSC_5651
DSC_5661
DSC_5619
DSC_5611

Nada más empezar el show, la música inunda el espacio y las modelos empiezan a llenar la pasarela con un ritmo lento y distendido. El aroma de las prendas tendidas, la luz, el movimiento de los diseños de Moisés… Todo es una perfecta ecuación diseñada para aludir a nuestros propios recuerdos a partir de los de su creador. Es fácil emocionarse con una colección que evoca de forma tan sensible las mejores memorias bañadas por la brisa mediterránea.

-

Fotos: Natalia Pérez Delgado

instagram-image
instagram-image
instagram-image
instagram-image
instagram-image
instagram-image